Flor de Calendula Cortada

¿Me quiere o no me quiere? Igual este juego se puede hacer eterno si lo hacemos con la caléndula, por la cantidad de pétalos que tiene, pero siempre saldrá que te quiere. Sí, la caléndula te quiere. Esta flor comestible no sólo es una de las margaritas más conocidas por todos y por todas, sino que tiene multitud de propiedades beneficiosas para la salud. ¿Te puede “no querer” una flor que sólo por tocarla ya te está proporcionando salud y bienestar? Descubre qué usos le puedes dar a esta flor tan utilizada desde hace miles de años.

2,46

Limpiar
  • Antinflamatoria: de nuevo, destacamos esta propiedad. En este caso, si tomamos infusión podemos tratar faringitis y gingivitis.
  • Efectos coleréticos: lo que nos ayudará a hacer la digestión. De nuevo, si tomamos una infusión de caléndula, nos ayudará si padecemos de problemas tales como la gastritis, indigestiones o para evitar los vómitos.
  • Antibacteriana y antivirales: aquellas personas que sufran por vista cansada debido a una larga exposición de pantallas digitales, pueden hacerse infusiones, mojar un algodón y colocarlo sobre los ojos. También podemos tratas conjuntivitis o inflamaciones oculares.
  • Contiene flavonoides: ¡atención chicas! la caléndula es uno de los mejores remedios naturales para regular el ciclo menstrual y aliviar los dolores que muchas de nosotras sufrimos. Además, su aceite es un gran fungicida, por lo que puede ayudar para prevenir infecciones bacterianas en las zonas íntimas.

Cómo hacer cremas, infusiones y jabón de caléndula

Visto los beneficios que tiene la flor de caléndula para la salud, seguro que estáis buscando la forma de conseguir alguna crema con caléndula para tener este fantástico remedio en tu casa. veamos como preparar una crema de caléndula casera.

Ingredientes para la crema de caléndula

  • Aceite de oliva o de almendras (750 gr.)
  • Caléndula deshidratada o fresca (1/3 de la proporción de cera y aceite)
  • Cera virgen de abeja (50 gr.)

Preparación

Lo primero es poner las flores de caléndula en el aceite y dejar macerar durante 40 días.Transcurrido este tiempo, colamos el aceite y lo ponemos en un recipiente para calentarlo al baño maría. Es importante no calentar demasiado el aceite. Cuando y esté lo suficientemente caliente, le añadimos la cera de abeja y removemos para que se disuelva. Cuando ya estén integrados ambos ingredientes, podemos añadir nuestro pétalos de caléndula triturados (mejor en polvo) para no desperdiciar las propiedades de esta flor. Este paso es opcional y hay que tener en cuenta que para triturar, los pétalo deben estar secos. Por último, vertemos la mezcla en el tarro (o los tarros) que vayamos a utilizar. ¡Cuidado! la mezcla empezará a endurecerse enseguida. Y finalmente dejamos que enfríe, ¡ya tenemos nuestra crema de caléndula!

Ingredientes para la infusión de caléndula

Sólo necesitamos:

  • Agua
  • Flores (pétalos) de caléndula deshidratadas o liofilizadas

Preparación

Tanto si la vas a ingerir como si vamos a aplicarla sobre la piel (con gasas o algodón), lo primero debemos calentar el agua. Una vez esté totalmente caliente, añadimos nuestros pétalos de caléndula y dejamos reposar durante unos 3 minutos. Es recomendable utilizar bolsitas de té o un infusor, sino podemos añadir los pétalos directamente, en ese caso deberemos colar nuestra infusión. Pasado el tiempo de reposo, podemos disfrutar de la infusión de flor de caléndula.

El mero contacto con la planta fresca, especialmente con sus hojas, puede provocar dermatitis o sarpullidos en personas sensibles o alérgicas. Por su contenido en taninos, potencialmente irritantes a nivel gastrointestinal, se deben evitar las dosis altas de caléndula y los tratamientos prolongados por vía oral

Wishlist 0
Continue Shopping